2 de agosto de 2016

15 años de blog


— Los blogs han muerto.

— Esa es una predicción de hace 10 años, y aún hoy siguen naciendo blogs.

— Ahora cuando la gente tiene algo que contar acude a las redes sociales.

— La libertad para comunicar y expresarse sin limitaciones no es la misma en redes sujetas a unas condiciones generales. Facebook o Twitter no son eternos; un blog, si quieres, sí.

— Pero los blogueros que tienen éxito están vendidos a las marcas.

— El lector de blogs tiene que ser maduro para separar el grano de la paja. La escritura en la red permite descubrir verdaderos especialistas en lo suyo, y también da pie a mucho charlatán. La arquitectura de internet no sería la misma sin los blogs.

— Es una guerra perdida pretender que la gente lea blogs, mientras están pendientes de los memes y de la última aplicación que se ha puesto de moda.

— Los blogs realmente nunca tuvieron como objetivo ser un medio de masas. Dar voz a todo aquel que tenga algo para contar, al contrario, fomenta las microaudiencias. Como ocurre también en las redes sociales. Los blogs son una herramienta que complementa los contenidos que se publican y que permite enriquecer la mirada sobre la realidad de las cosas con una verdadera pluralidad de voces. La red es contraste; cada vez que cae en la uniformidad se vuelve tremendamente aburrida.

— ¿Y qué sentido tiene mantener un blog en 2016?

— El mismo que intentar tener una presencia en las redes sociales. La diferencia es que las reglas las pones tú. No siempre se tiene algo interesante que contar, y esto se debería notar en el tiempo que pasa entre una anotación y otra. Pero no es un drama: la constancia es costosa y nadie obliga a tener un blog. La clave es escribir cuando puedas aportar algo valioso, bien al lector o a uno mismo.

— A saber dentro de 15 años si la gente seguirá leyendo cosas escritas en blogs.

— Difícil saberlo. Como difícil era imaginar en 2001 que a día de hoy seguiría actualizando este "cuaderno de bitácora", en la terminología que se popularizó entonces entre los blogueros de habla hispana. Y que sean otros 15 años más.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aparte de que la lectura de blogs es mucho más relajada que el ritmo que imponen las redes sociales :) Saludos