17 de noviembre de 2010

Firma

Hace casi diez años escribí el primer apunte de este blog, al que siguieron otros aquí y en otros rincones de la red, en formato de artículos de opinión o de breves anotaciones. El abajo firmante hizo uso desde entonces de un apellido prestado, del que me apropié y sólo pedí permiso a toro pasado (gracias, Fernando). La identidad en la red, quedó demostrado, es independiente de la fidelidad a la genealogía. Esto queda patente también en el uso (y el abuso) de alias. Pero ahora Iwasaki deja paso a Del Toro. Porque la genética reivindica su lugar. Y también porque el cambio de década trae consigo una revalorización de la transparencia como virtud. Así pues, seamos más transparentes (hasta pasar inadvertidos).