6 de noviembre de 2002

La musa de Hitler
Ha representado durante la mitad de su vida el eterno dilema entre la loa artística a una obra excepcional y el juicio a la persona del artista. Cómo algo tan bello ha podido salir de una manos tan despreciables. Invitada por el Festival de Sevilla, ha presenciado la inauguración de un par de exposiciones en su honor. La cineasta alemana Leni Riefenstahl quizá merecía un reconocimiento por su contribución a la historia del cine: algunas de sus películas son indudablemente meritorias y la búsqueda de la belleza en su obra, como en el reciente film rodado por ella misma en arrecifes de coral tras aprender submarinismo ya anciana, merece un elogio. Sin embargo, reconocer su talento no puede devenir en un homenaje. No, no puede el «ojo de Hitler» recibir un aplauso de quienes repudiamos el racismo.

La centenaria Riefenstahl mantuvo una consciente colaboración con el régimen nazi, hasta el punto de servirle de manera entusiasta con el rodaje del documental «El triunfo de la voluntad» durante un congreso del Partido Nacionalsocialista en 1934. Su papel de propagandista oficial y amiga del Führer la ha llevado a estar justificándose durante años, pero nunca se ha dignado a reconocer ni un atisbo de culpa o responsabilidad en quien ensalzó con su arte el régimen más abyecto de la Europa del siglo pasado. Cínicamente comenta que ella no supo entonces lo que ocurrió en los peores momentos del nazismo. No lo quiso ver, sería más exacto. Y si aquellas víctimas del genocidio merecen un respeto a su memoria, ése pasa por no tolerar la actitud de esta anciana nazi, puesto que el olvido de aquel horror nos lleva a seguir reproduciendo la eterna semilla del racismo.

[Noticia aparecida en una rincón perdido de un periódico: «Representantes de colectivos gitanos, como la Unión Romaní de Andalucía, protestaron por la presencia de Riefenstahl en Sevilla» Los descendientes de los gitanos recluidos en un campo de concentración que esta señora utilizó como extras en una película y el recuerdo de los judíos, gitanos, homosexuales y disidentes políticos que fueron exterminados por el nazismo, seguro que agradecen este necesario acto de civismo]

No hay comentarios: