21 de agosto de 2001

Inundados de información
Gracias a herramientas como Blogger se ha extendido como la pólvora la moda de los weblogs. Cualquiera, hasta neófitos del lenguaje HTML como yo, puede montar un diario virtual en un minuto. Y ante semejante fenómeno, toca a los profesionales del periodismo hacer alguna que otra reflexión. Sin duda este invento, al igual que las páginas personales, sirve para engrandecer el ego de sus autores hasta límites insospechados. Cada persona se puede convertir en editor de su propio medio de comunicación. Los medios tradicionales ven cuestionada su hegemonía. Gracias al potencial de internet se multiplican las fuentes de información y opinión por doquier, y el único peligro real que acecha sobre los weblogs es que caigan en la saturación de información inútil o accesoria. Morir de éxito. ¿Dónde meteremos tanta información?

10 de agosto de 2001

Soy un conservador
Los ecologistas son en el fondo unos reaccionarios que están en contra del progreso, siguen pensando algunos. Cuando alguien da este argumento me pregunto qué entenderá por progreso. Seguramente algo distinto al significado que yo le doy a esa palabra. El desarrollo urbanístico de la costa se ha venido considerando como un imperativo de ese predestinado progreso. El cemento en primera línea de playa como símbolo de una pujanza económica basada en el turismo. Por muy "conservador" que pudiera parecer el conservacionismo respecto al medio ambiente, siento satisfacción cuando veo que el ecologismo consigue paralizar proyectos absolutamente disparatados. Qué le voy a hacer, es puro egoísmo el no querer que cambien esos paraísos de dunas y pinos.

9 de agosto de 2001

Incapacidad para el debate
Un mérito es innegable: el despertar en el seno de las sociedades occidentales un debate de tal importancia. Ahora todos los opinadores profesionales necesitan tener una postura sobre el tema. Pero, como parece lógico, algunos por su indigencia intelectual no son capaces de moverse a sus anchas hablando de estos asuntos. A estas alturas, no estaría mal que se replantearan la estrategia de la simplificación maniquea y la superficialidad, de la criminalización y de la confusión. El debate de la globalización será fructífero si todos aportan soluciones a los hechos y realidades que portan como pancarta los manifestantes llamados antiglobalización. Quien no esté por labor, al menos debería abstenerse de alimentar los discursos reaccionarios que amparan los falsos defensores de la Libertad.

7 de agosto de 2001

Opiniones
Leo en otro blog que gracias a internet se estaría cultivando la costumbre de acudir a fuentes de opinión personales. La Red rompe con las restricciones propias de la dictadura de los grandes medios y sus líneas editoriales. La tesis es que siempre es preferible leer lo que piensa una persona, por muy en desacuerdo que pudiéramos estar, a quedarnos únicamente con las ideas y la información de los grupos de comunicación, con sus respectivos columnistas a sueldo al frente. No es extraño que reconocidos periodistas tengan un sitio en la red para escribir libres de ataduras mediáticas. Un lugar donde la libertad de expresión no está condicionada por los caprichos del Poder.

2 de agosto de 2001

Otras voces
Hace dos años desapareció de las ondas "La radio de Julia". Era un programa de radio más, pero sus oyentes encontrábamos en él algo diferente a lo habitual. Era líder de audiencia. Pero no entraba en los planes de los nuevos directivos de la cadena porque, al parecer, tuvieron que optar entre un programa para intelectuales -según dijeron- y otro para imbéciles, y se quedaron con el segundo. Sin ninguna duda. Se ve que realizar un espacio radiofónico que hiciera pensar a la gente no estaba de moda. Dos años después, ¿ha cambiado algo?.

Con estas líneas inicio la escritura del blog. Uno más en el océano virtual de los cuadernos de bitácora en español que están colgados en algún rincón de la Red. Todos ellos dan forma al verdadero ejercicio de la libertad de expresión: hacer que la voz de cualquier persona pueda ser oída... si es capaz de encontrar un hueco entre tanto ruido, claro.